Paraiso

BITodos buscamos la felicidad, buscamos el paraíso sin saber que el paraíso está siempre con nosotros y en nosotros. Si es así, ¿qué nos impide entonces verlo, sentirlo? ¿por qué seguimos viendo problemas, injusticias, falta de amor, carencia? Muy sencillo, porque creemos en ello.

Nuestra mente proyecta el mundo que veo y vivo. No existe nada en mi mundo que no lo haya creado yo, mediante mis pensamientos y emociones. Y estos pensamientos y emociones surgen de todo lo que he aprendido a través de mi familia, la sociedad, la escuela, mi religión, creencias y conflictos heredados de mis ancestros, etc.   Por lo tanto, también es cierto que la mayoría de mis creaciones son inconscientes ya que creamos desde estos programas que dirigen mis pensamientos y dan lugar a mis emociones.

¿Hay solución? Si que la hay! La solución está en hacer visibles esos programas y a partir de reconocerlos y aceptarlos, cambiar nuestra forma de percibir el mundo. No repitiendo frases sin sentirlas, sino desde la consciencia y la voluntad de ver las cosas de otro modo.

“Cuando cambias la forma en que ves las cosas, las cosas que ves cambian” Frase muy cierta que leí en uno de los libros de Wayne Dyer. Esta frase caló en mi y desde entonces mi vida empezó a cambiar.

“Nada real puede ser amenazado, nada irreal existe, en eso radica la paz de Dios” nos dice Un Curso De Milagros, y les aseguro que el paraíso que todos buscamos está tan cerca de nosotros que no lo podemos ver. ¿Qué hacer? re-entrenar a nuestra mente. Observar los pensamientos, sólo observarlos, sin darle el título de VERDAD, ya que esos pensamientos como cualquier otro, provienen de lo que he aprendido y si “eso”  lo hubiese aprendido de otro modo pensaría diferente. Veamos por ejemplo, un persona en mis consultas me decía: “sufro porque mi esposo tiene otra mujer” y yo le pregunté “¿qué pasaría si hubieses nacido en otra cultura en la cual los hombres tienen mas de una esposa?” ella se sonrió y me respondió, “pues, no sería un problema para mi y no sufriría por ello, estaría en paz.” ¿dónde entonces está el origen del sufrimiento? en los pensamientos y en última instancia en las creencias que generan esos pensamientos que dan lugar a mi sufrimiento.

Para vivir el paraíso sólo se necesita limpiar esos programas y corregir el pensamiento errado. Aquí en Luz Reiki Wellness Center, ofrecemos clases y cursos con ese fin. Y muy pronto los podremos a disposición del mundo a través de una sala virtual. Puedes contactarte con nosotros llamando al (973) 914-1071 o escríbenos a luzreiki2@hotmail.com. El paraíso está al alcance de tus manos.

“El que tenga ojos que vea, el que tenga oídos que oiga”

66556_401198473286577_943228768_n[1]

Con amor

Luz Mariella Alvarez