Dios y yo

¿Te sientes deprimido, abatido, herido, enfermo, perdido, solo? Piensa en esto.
Dios es amor y nos ama incondicionalmente. Siempre nos esta dando lo mejor aunque eso que nos da no nos guste porque nuestro ego nos lo hace ver como algo “malo” o “feo”. Mejor es preguntarnos, ¿que debo de ver en esto? ¿Cuál es el mensaje? ¿Para qué lo estoy viviendo?.
Por eso yo no le ruego a Dios por la salud, por el bienestar, por protección o por cualquier otra cosa. Le agradezco desde el fondo de mi corazón todo lo que me da, le agradezco que siempre está en mi y yo en El, le agradezco  porque se que El ya me da y me esta dando siempre lo mejor.
Tampoco le pido perdón porque  jamás nos juzga. Ver “maldad” o “pecado” significaría que una parte de El lo es, ya que El es omnipresente. Su amorosa Presencia lo abarca TODO.
Ten la plena seguridad de Quien eres, como hijo de Dios eres fuerte, noble,  perfecto, amoroso, abundante, completo.
Nadie puede derrotarte, humillarte, ofenderte o herirte a menos que tú con tus pensamientos te derrotes, te humilles, te ofendas y te olvides de ti mismo.
“Eres el santo y bendito Hijo de Dios, puro, perfecto, impecable e inocente que merece lo bueno y sólo lo bueno” (aunque tu ego te grite lo contrario).
Namaste,
Luz Mariella Alvarez
Reiki TC master teacher
(973) 914-1071